Sin embargo, alrededor de 200 enfermedades, que van desde las diarreas, que matan a unos 1,8 millones cada año en el mundo, hasta el cáncer, son fruto de la contaminación. “Si un alimento no reúne las condiciones necesarias de inocuidad y luego es ingerido por un individuo, puede generar intoxicaciones o infecciones alimentarias que ponen en riesgo la salud de la población”, aseguró la Licenciada en Nutrición, Raquel Nieto.

OMS: “La preparación adecuada de los alimentos puede evitar la mayoría de las enfermedades transmitidas por ellos”.

A pesar de los diferentes controles y normativas que existen en todo el mundo para garantizar la salubridad de los alimentos, esto se ha convertido en un gran reto para la salud pública en el mundo, pero ¿Por qué este problema está afectando mayormente a los niños?